lunes, 18 de abril de 2011

no entra


- me siento como una pelotita a la que apuntan flechas. las flechas serían la mente que quiere entrar en la pelotita y rebota.

- bueno, ahí pareciera haber como un estado a la defensiva de la pelotita (reposera).
en realidad, la reposera no hace nada para no dejar entrar a la mente, simplemente no entra porque no tiene existencia, sólo eso.
es como si pensaras: por qué no entra el oso que estoy soñando en mi cama? y te contestaras: porque tengo buenas defensas contra los osos de los sueños!.
no, simplemente no entra en tu cama porque es sueño!.
ahina